Aprendizajes de la postulación a fondos

Si hay algo que nos gustaría a todas las organizaciones sin fines de lucro es poder contar siempre con el financiamiento para desarrollar los proyectos que soñamos. Sin embargo, si somos organizaciones independientes, sabemos que el financiamiento es limitado y muchas dependemos de los fondos concursables para seguir operando.

Postular a un fondo está lejos de ser algo sencillo. Aunque sea un concurso simple, con bases y formularios de postulación claros, podemos errar en algo. Siempre hay detalles, hay requisitos que cumplir, documentos que presentar y en general estamos contra el tiempo, lo que aumenta las probabilidades de equivocarnos en alguna etapa.

Si aún no tienes la experiencia de haber postulado a un fondo o crees que puedes mejorar en las postulaciones que estás haciendo, te queremos compartir los cinco aprendizajes más importantes que hemos identificado a la hora de postular. Estos aprendizajes los hemos reconocido gracias a nuestros cinco errores más frecuentes, porque, si bien postulamos todos los años a una gran cantidad de fondos, hay errores que seguimos cometiendo.

 

1.     Lo primero es saber si podemos postular.

Lo primero es tener la seguridad de que podemos postular al concurso y que cumplimos con todas las exigencias. Muchas veces hay requisitos de personalidad jurídica o de experiencia de la institución, por ejemplo. No comencemos a trabajar en una postulación si no tenemos claro este punto.

 

2.     Aclarar las dudas y llegar al proceso de consultas.

En general los concursos tienen un período de consultas. La mayoría de las veces nos enteramos de los fondos a última hora ¡ojalá evitar eso!, pero, aunque quede poco tiempo es importante que hagamos todas las preguntas que tengamos. Si no alcanzamos a hacer preguntas, podemos pedir el informe de respuestas al que debiéramos tener acceso. Es probable que alguien haya tenido nuestra misma consulta, y de esta forma resolvemos nuestras dudas o inquietudes para elaborar la mejor postulación posible. 

3.     Entender en detalle los criterios de evaluación.

Debiéramos ser capaces de entender los criterios de evaluación de tal forma que nos permita poder anticipar qué nota o puntaje tendremos en cada uno de ellos. Al hacer este análisis sabremos en dónde estamos más débiles, teniendo tiempo para corregir errores. En general se recomienda postular solo si tenemos buenos puntajes, aun cuando es probable adjudicarse el fondo sin tener la evaluación máxima. Puede ocurrir que se presenten pocos postulantes o que existan criterios de evaluación difíciles de cubrir. 

4.     Hacer un presupuesto que logre anticipar las salidas de dinero que tendremos que enfrentar.

Es importante elaborar un presupuesto que anticipe realmente los gastos en que incurriremos. Si ganamos el fondo y nos faltó agregar costos vamos a tener dos opciones: 1) modificar el presupuesto y sacrificar otros ítems, si es que se permite, y 2) financiar el costo adicional con dinero de la organización o con nuestro propio bolsillo, lo que podría perjudicar la correcta ejecución del proyecto.

5.     Pedir retroalimentación sobre la postulación.

Ganemos o perdamos un fondo, es importante conocer el puntaje obtenido. Si no hay acceso a un puntaje, cualquier retroalimentación nos sirve y debemos hacer todo lo posible por obtenerla. Ya sea escribiendo un correo, llamando por teléfono o hasta pidiendo la información por Ley de Transparencia. De esta forma podremos saber en qué fallamos y en qué podemos mejorar para nuestra próxima postulación.

Sofía Parra

Trabajo desarrollando alianzas y proyectos en Simón de Cirene. Co-autora del manual de postulaciones. Instructora de Yoga e Ingeniero comercial UC.

Deja un comentario

Cerrar menú